Letrado 21

Inicio »

Hoy hace tres años: Discurso de bienvenida a los futuros [hoy] jueces de Paz en la Escuela Nacional de la Judicatura

Hoy 4 de junio del año 2015, hace exactamente tres años calendarios, en mi condición de egresado del Programa de Formación de Aspirantes a Jueces de Paz, tuve la oportunidad de dar un discurso a las nuevas generaciones de aspirantes [personalmente prefiero el uso otro término… quizás “Jueces en Proyección”, “Jueces en Formación”, etc.], sobre lo que sería un panorama general de la vida del aspirante, desde sus inicios hasta el final. Ante eso, la pregunta que subyace sería: ¿Cómo uno puede describir una experiencia tan agridulce? ¿Tan fortalecedora un día, y traumática al siguiente? ¿Cómo describir mi primer día cuando estaba lleno de emoción, frente a mi segunda semana que tenía hechas mis maletas para volver a casa? ¿En que contexto puedo colocar mi mejor experiencia en pasantía con mi mayor desafío en suplencia?, pero sobre todo… ¿Valió la pena para mi?.

A continuación dejó lo que fue un borrador inicial:

DISCURSO ENJ 2012

Discurso para el acto de bienvenida de nuevos aspirantes a Jueces de Paz en la Escuela Nacional de la Judicatura

Lunes 4 de junio del año 2012.

Constituye para mí un verdadero honor y un privilegio tener la encomienda de estar aquí frente a ustedes, y en mi condición de egresado de esta alta casa de estudios que es la Escuela Nacional de Judicatura, darles una formal bienvenida y brindarles una visión panorámica de lo que representa todo este proceso y el impacto que produce desde la perspectiva de un Aspirante a Juez de Paz, que como ustedes, osa desafiar todo tipo de adversidades para su superación personal y el logro de sus metas. Esta tarea no es sólo un privilegio, sino además una gran responsabilidad, ya que debo ser no sólo elocuente, sino además sincero. Les adelanto con tiempo que el camino a seguir no será fácil.

Esta parte debe ser de conocimiento de todos ustedes, quienes merecen sendas felicitaciones por estar aquí reunidos como el fruto de la victoria ante un concurso de oposición que exige de sus participantes preparación, estudio, dedicación, disciplina y responsabilidad, sacrificio, pero sobre todo, un conocimiento holístico del derecho. Han superado una etapa de forma exitosa, y es esta misma intensidad que debe permanecer en el ánimo del aspirante, de quienes en espera la disciplina propia de un militar y la serenidad propia de un monje.

En primer orden, hay que poner a Dios sobre todas las cosas. En efecto, es por su benelovencia, su misericordia y su amor hacia nosotros sus hijos que estamos aquí, con salud física, mental y espiritual que nos impulsa a seguir adelante en la gran batalla de la superación. A esto no escapa la Escuela Nacional de la Judicatura, en donde no sólo por el trabajo a realizar, sino además el estilo de vida a adoptar, requiere constante auxilio divino para brindarnos esas energías y esperanzas cuando parece que ya no nos queda fuerza. Son palabras que vienen de mi experiencia personal.

Igual que yo, muchos de ustedes vienen de lejos, siendo una fiel representación de todas las regiones del país, en donde han dejado sus casas, sus familias, y toda una comunidad a espera de su retorno… para estar aquí. Mi recomendación es siempre dar marcha hacia adelante, pero nunca olvidar sus orígenes, ni aquellos buenos valores que se cultivan desde el seno del hogar; porque éstos constituyen la coraza moral de nuestro ser, esa huella personal que debemos dejar en todo lo que hacemos.

No les prometo atajos, ni caminos fáciles, ni marea baja en todo el transcurso de su programa de formación de aspirantes, de hecho, resulta indescriptible en palabras todo este proceso para ustedes, ya que para entender a plenitud lo que representar ser un aspirante a juez de paz, hay que vivirlo. Más puedo garantizarle que por fuerte que sea la adversidad, ustedes todos cuentan con las herramientas para combatirla, y que con cada meta superada, podrán sentir una satisfacción tal que también resulta indescriptible.

Por ello, se debe brillar en todo momento por la dedicación y el esmero… la lucha eterna por la perfección que no debe deshumanizarnos. Esto así, ya que ningún hombre es una isla, y dentro de los valores a desarrollar se encuentra la solidaridad y el compañerismo… ¡Ojo!, no para conductas faltosas al decoro, a la ética y a la moral… sino precisamente para todo lo contrario, para reafirmar y acentuar las cosas positivas que nos han llevado hasta aquí. De lo que más me siento agradecido de esta academia es haberme dado la oportunidad de conocer compañeros, que sin faltar en modo alguno a las reglas o a las buenas costumbres, me brindaron todo el apoyo, la amistad y las críticas necesarias para mantenerme de pie en tiempos difíciles. Hoy en día los considero mis hermanos, no sólo por los lazos de amistad que tengo con cada uno de ellos, sino porque todos contribuyeron con su apoyo moral al logro de mis metas.

Para finalizar, debo advertir que éste es un proceso que se hace sentir en la personalidad del aspirante, a los que recomiendo: No pierdan la humildad, siendo el elemento humano que evita que el juzgar adquiera un complejo de deidad. El Juez no es un Dios, es un ser humano, y es humanidad la que le permite administrar justicia de forma más lógica, razonable, justa y prudente. Dejen que la humildad sea su carta de presentación en todo momento, demostrando así devoción a Dios y a nuestro trabajo, mostrando su lado humano en todo momento, donde hasta unas palabras de aliento influyen sustancialmente en el prójimo, sin dejar doblegar el carácter que se necesita para hacer lo correcto en todo momento.

¡Adelante, compañeros! Les espera una gran batalla, y confío en que saldrán airosos de la misma.

Luis Adriano Taveras Marte, 
Juez de Paz del Municipio de “El Factor”
Egresado de la Escuela Nacional de la Judicatura
Programa de Formación de Aspirantes 1-2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: