Letrado 21

Inicio » Civil » Responsabilidad Civil » La noción de “responsabilidad” en H.L.A. Hart (NRC-01)

La noción de “responsabilidad” en H.L.A. Hart (NRC-01)

Lo siguiente es tomado del Libro de “Introducción al Análisis del Derecho”, de Santiago Carlos Nino (2003), inclusive las referencias bibliográficos. No tomo crédito alguno por el contenido siguiente, y su única finalidad es como aporte académico. Para un estudio más profundizado recomiendo el estudio de la obra de referencia. Esta primer nota de estas publicaciones periódicas servirá como punto de referencia para trabajos posteriores. 


El concepto de responsabilidad

La palabra responsabilidad tiene varios sentidos, tanto en el lenguaje corriente como en el de los juristas. Para ilustrar esta idea, el jurista Herbert Lionel Adolphus Hart ofrece el siguiente ejemplo: 

“Como capitán de un barco X era responsable por la seguridad de sus pasajeros y carga. Pero, en su último viaje se embriagaba todas las noches y fue responsable de la pérdida del barco con todo lo que llevaba. Se rumoreaba que estaba loco, pero los médicos lo encontraron responsable de sus acciones. Durante el viaje X se comportó muy irresponsablemente y varios incidentes, que tuvo en su carrera, demostraron que no era una persona responsable. El capitán siempre sostuvo que fueron las tormentas excepcionales las responsables de la pérdida del barco, pero en un proceso judicial que se le siguió fue encontrado responsable por la pérdida de vidas y bienes. Todavía vive y es moralmente responsable de la muerte de muchas mujeres y niños[1]“.

Con este ejemplo, Hart pretende distinguir cuatro sentidos de la palabra responsabilidad:

1.- Responsabilidad como funciones derivadas de un cierto grado, relación, etc.

En este sentido se usa “responsabilidad” como se describe en la primera parte del párrafo: el capitán por su condición de capitán por su condición de capitán. Este término se usa en el mismo sentido que el artículo 1384 del Código Civil Dominicano, cuando dispone que:

“No solamente es uno responsable del daño que causa un hecho suyo, sino también del que se causa por hechos de las personas de quienes se debe responder, o de las cosas que están bajo su cuidado. El padre, y la madre después de la muerte del esposo, son responsables de los daños causados por sus hijos menores, que vivan con ellos. Los amos y comitentes, lo son del daño causado por sus criados y apoderados en las funciones en que estén empleados. Los maestros y artesanos lo son, del causado por sus discípulos y aprendices, durante el tiempo que están bajo su vigilancia. La responsabilidad antedicha tiene lugar, a menos que el padre, la madre, los maestros y artesanos, prueben que les ha sido imposible evitar el hecho que da lugar a la responsabilidad”

No es el caso que para toda obligación derivada de un papel o cargo se hable de responsabilidad. No se dice habitualmente “el portero tiene la responsabilidad de trabajar a partir de las 7”, en cambio sí se dice, por ejemplo, “el portero es responsable de cuidar el ingreso al edificio”. Parece que el término se usa, en este sentido, cuando la obligación no se cumple mecánicamente, sino que permite un cierto juego de alternativas para ser manejadas según la habilidad o diligencia de quien cumple la función.

2.- Responsabilidad en el sentido del factor causal.

Cuando en el párrafo citado de Hart se dice que el capitán fue responsable de la pérdida del buque o que él sostenía que la tormenta fue la responsable, el término “responsabilidad” se usa para indicar meramente que algún acto o fenómeno es causa de algún evento. En este escenario, se pretende concibe la noción de responsabilidad a partir de la “causalidad”, que puede referirse tanto a personas como a individuos. Un ejemplo de esto es la estructura del artículo 1382 del Código Civil Dominicano, al expresar que cualquier hecho del hombre que causa a otro un daño, obliga a aquel por cuya culpa sucedió, a repararlo.

3.- Responsabilidad como capacidad o estado mental

En el relato inicial se dice que los médicos encontraron al capitán responsable de sus actos, se utiliza el término responsabilidad para hacer referencia al hecho de que se trataba de un individuo mentalmente capaz. En otras palabras, aquí se trata de arribar al concepto de “responsabilidad” a través de la noción de “imputabilidad” o de “capacidad”. Este concepto es asimilable a nuestro entendimiento jurídico por disposiciones como las de los artículos 1123 y 1124 del Código Civil, que al referirse a la capacidad como condición fundamental para contratar (o mejor expresado, la capacidad como condición esencial para la validez de un contrato), establecen en su conjunto que:

1123.- Cualquiera puede contratar, si no está declarado incapaz por la ley;

1124.- Los incapaces de contratar son: Los menores de edad, los sujetos a interdicción, en los casos en los casos expresados por la ley; y, generalmente, todos aquellos a quienes la ley ha prohibido ciertos contratos.

Igualmente, este concepto opera en materia penal, dado a que los juristas consideran que un individuo es imputable cuando tiene posibilidad de dirigir sus actos y comprender el valor o disvalor ético de aquellos. Por ello, el artículo 223 del CNNA establece que la justicia penal de la persona adolescente diferenciará una escala de valores (de 13 a 15 años, y desde los 16 años hasta alcanzar la mayoría de edad), agregando en su párrafo final que los niños y niñas menores de trece (13) años, en ningún caso, son responsables penalmente, por tanto no pueden ser detenidos, ni privados de su libertad, ni sancionados por autoridad alguna. Por su parte, el Código Penal establece en su artículo 64 que: “Cuando al momento de cometer la acción el inculpado estuviese en estado de demencia, o cuando se hubiese visto violentado a ello por una fuerza a la cual no hubiese podido resistir, no hay crimen ni delito”.  En cuanto  a esto, se establece que:

“Constituye este principio el primer presupuesto de la culpabilidad, y consiste precisamente en la capacidad de culpabilidad, lo que implica dos elementos: poder conocer el significado antijurídico de la acción y poder orientar la conducta conforme a ese conocimiento. Las personas a quienes faltan las dos o una de estas capacidades son inimputables. Puede haber también personas que, sin carecer de estas capacidades, las tienen disminuidas notablemente son los semi-imputables (…) la función del Derecho Penal es la protección de bienes jurídicos mediante la motivación, el principio de atribuibilidad, los inimputables o semi-imputables son personas a quienes la norma penal no les motiva con la eficacia normalmente prevista porque tienen una inferioridad determinada, y a los que, por tanto, no puede castigarse como si no poseyeran tal inferioridad” [Varios autores, “Teoría del Delito”, Escuela Nacional de la Judicatura. Santo Domingo, 2007, pág. 74]

También “responsabilidad” se usa en esta parte con otro sentido vinculado, pero diferente, con el que acabamos de ver: Cuando se dice que el capitán se comportó irresponsablemente y que no era un individuo responsable, se alude a su falta de diligencia, o sea a su comportamiento negligente. La negligencia es considerada, al igual que la imputabilidad, como un estado mental que, en este caso, consiste en omitir prever, a pesar de ser posible hacerlo, las consecuencias de sus actos. Por ello el artículo 1383 del Código Civil dispone que: “Cada cual es responsable del perjuicio que ha causado, no solamente por un hecho suyo, sino también por su negligencia o su imprudencia”.

4.- Responsabilidad como aquello punible o moralmente reprochable

En el párrafo de Hart se dice que, en un proceso, el capitán fue hallado de responsable por la pérdida de vidas y que además, es moralmente responsable. En este sentido, “responsabilidad” significa que el agente es un acreedor de una pena o de un reproche moral. Así decimos que el juez encontró al homicida responsable o que Juan es responsable de no haber cumplido una promesa. Respecto a este último sentido, Hans Kelsen refiere a la “responsabilidad” cuando un individuo es susceptible de ser sancionado, independientemente de que haya cometido o no un acto anti-jurídico. Esta definición de responsabilidad no implica que el sujeto responsable haya sido efectivamente sancionado, sino que, según el ordenamiento jurídico, deba aplicarse al individuo una sanción, independientemente de que de hecho, se le aplique.

Atm

[1] HART, HLA, “Punishment and Responsibility”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: