Letrado 21

Inicio »

Fundamento del Poder Judicial (conforme a Maquiavelo)

NOTA: Este es un fragmento de un artículo en desarrollo intitulado “El Poder Discrecional del Juez en un Estado Democrático de Derecho”, a publicarse eventualmente.

 

Sucede que, como fundamento del Estado Democrático, el poder debe dividirse, y es preferible que dicho poder se divida en tres. Un poder legislativo que se encarga de crear las leyes; Un poder ejecutivo que se encarga de promulgarlas y publicarlas; y por supuesto, un poder judicial encargado de su aplicación en la práctica. Me permito entonces citar a Maquiavelo en esta parte:

 

En la actualidad, entre los reinos bien organizados, cabe nombrar el de Francia, que cuenta con muchas instituciones buenas que están al servicio de la libertad y de la seguridad del Rey, de las cuales la primera es el Parlamento. Como el que organizó este reino conocía, por una parte, la ambición y la violencia de los poderosos y la necesidad de tenerlos como de una brida para corregirlos, y, por otra, el odio a los nobles que el temor hacía nacer en el pueblo -temor que había que hacer desaparecer-, dispuso que no fuese cuidado exclusivo del rey esa tarea, para evitarle los inconvenientes que tendría con los nobles si favorecía al pueblo y los que tendría con el pueblo si favorecía a los nobles. Creó entonces un tercer poder que, sin responsabilidades para el rey, castigase a los nobles y beneficiase al pueblo. No podía tomarse medida mejor ni más juiciosa, ni que tanto proveyese a la seguridad del rey y del reino. De donde puede extraerse esta consecuencia digna de mención: que los príncipes deben encomendar a los demás las tareas gravosas y reservarse las agradables. Y vuelvo a repetir que un príncipe debe estimar a los nobles, pero sin hacerse odiar por el pueblo”. [1]

 

Dentro de la visión de Maquiavelo, el Estado no es más una de estas Compañías grandes como McDonald’s o Microsoft, en donde el encargado del poder ejecutivo, que sería el príncipe, debe buscar la satisfacción tanto de los empleados, los usuarios, como los grandes inversionistas. El legislativo, por su parte, son esa junta de directores que está detrás del príncipe, y son aquellos quienes crean las políticas que debe seguir la empresa. ¿Y donde queda el Juez en este cuadro?, el Juez sería este pobre infeliz al que designan para dar malas noticias al público, como también encargado de notificar directamente los despidos al personal de la compañía (no me imagino a alguien que pueda ejercer en la vida real esas dos funciones al mismo tiempo).

 

_____________________________

[1] Tomado de la obra “El Príncipe” en su capítulo XIX: De que modo debe evitarse ser despreciado y odiado.

 

Anuncios

1 comentario

  1. […] un poder judicial encargado de su aplicación en la práctica. Me permito entonces citar a Maquiavelo en esta […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: